La Mañana de Córdoba
10 de mayo de 2012

"LIGIA PIRO PRESENTA SUS 'FLORES BUENAS' EN EL LIBERTADOR"

La consagrada cantante de jazz regresa a Córdoba para presentar el domingo su último trabajo discográfico, el cual abre una etapa abocada al cancionero popular latinoamericano.

Desde 2003 hasta entonces, Ligia Piro lleva recorrido un perfumado camino de melodías. Su primer LP, ya la instalaba como una exquisita intérprete del jazz y el bossa, y si bien acordes de clásicos internacionales poblaron también sus trabajos posteriores, en sus presentaciones en vivo siempre se dio el gusto de entonar algo del cancionero popular latinoamericano.
Después de diez años, Ligia da vuelta la página, y presenta a su público “Las flores buenas”, un material enteramente en castellano, con aquellas canciones que más la representan. Ritmos populares, boleros y zambas pueblan este nuevo trabajo, que cuenta además con la participación de su papá, Osvaldo Piro, en la dirección del tango “Nada”.
El domingo próximo, subirá al escenario mayor del Teatro del Libertador San Martín acompañada por Gustavo Spatoco (piano), Facundo Guevara (percusión), Marcelo Chiodi (aerófonos) y Ricardo Cánepa (contrabajo). Pero antes, habló con LÁ MAÑANA, adelantando todo lo que se trae en esta nueva etapa.
- Después de varios discos, diste vuelta el timón y grabaste un material 100% en castellano, ¿por qué esa decisión?
- Si bien durante diez años me dediqué al jazz y al bossa, quería también cantar en mi idioma, y me parecía que la mejor manera de empezar a mostrarlo era con un disco. También coincidió con un cambio de banda, empecé con Popi (Gustavo) Spatoco y quise meterme con el cancionero popular.
- Y a diferencia del jazz, es un género bastante desarrollado en Argentina, a partir de esto ¿te plantaste diferente frente al disco?
- Creo que el artista siempre se tiene que plantear desafíos, sino no crece. Y yo, en particular, si no avanzo me siento muy quieta. Supuestamente, lo que vale la pena es la forma de interpretar cada cosa que uno hace, eso es lo más rico. Lo más enigmático es generar una versión propia de las melodías.
- ¿Ésa fue la premisa a la hora de invitar a Liliana Herrero y León Gieco?
- Sí, además Liliana me parece encantadora y como intérprete es excelente.
- Hay un colorido abanico de ritmos en el disco, ¿cómo fue el proceso de selección?
- La verdad es que quedaron 43 temas afuera, por lo que fue una preselección larga. Probé muchos, y quedaron afuera porque no eran para mí. Esos quince son los que yo quería cantar. Temas de Charly no entraron, pero igual hay mucho para hacer todavía.
- Por primera vez aparece Osvaldo Piro colaborando en el disco, ¿cómo fue trabajar con tu papá?
- Lo invité y aceptó, y eso fue lo más interesante. Antes había surgido algo similar, pero no se dio, y él ya me había dicho que sólo iba a aceptar hacer tango. Y “Nada”, tiene que ver con una anécdota entre nosotros. Fue como conocerlo de vuelta, ver otras facetas. Y el resultado fue genial, súper positivo. Fue un regalo que me di a mí misma.
- Ya es la cuarta visita a Córdoba, ¿con el tiempo sentís que nos conocés un poco más como público?
- Puede ser, igual siempre me da respeto ir a Córdoba. Se nota que a la gente le gusta mucho la música, y se sientan realmente a escuchar qué les ofrecés. Tengo un amor especial por Córdoba, porque mi papá la eligió para vivir, por eso el viaje siempre es mitad laboral y mitad familiar. Comparto momentos muy lindos.

Ma. Florencia Vercellone