Córdoba Net (Córdoba)
2 de noviembre de 2007

MARAVILLOSA ESTA NOCHE

A primera vista, u oída, el caso de Ligia Piro parece de estricto mandato familiar: su madre es Susana Rinaldi y su padre Osvaldo Piro ¿acaso ella se iba a dedicar a otra cosa que no fuera la música? Un razonamiento más que lógico. Sin embargo, la misma Ligia se encarga de aclarar que no siempre todo es dos más dos.

“Curiosamente, mis padres llegado el momento me hicieron la preguntita: ‘¿Qué vas a estudiar?’ ‘Teatro y canto’, dije yo. Y ahí vinieron las discusiones para convencerme de que de esto no iba a vivir o que podía resultar muy duro. Finalmente me apoyaron, porque vieron algo de talento en mí, y lo agradezco”, comenta desde Buenos Aires, a poco del show que ofrecerá esta noche en el teatro Real.

Lo cierto es que Ligia se salió con la suya y hoy es una de las voces del jazz local más reconocidas, con dos discos y un tercero casi listo en su haber, y un repertorio que pasea su pronunciación perfecta y su registro por estándares del género, pero también de la música popular brasileña, el rock o el pop. Todo en clave de jazz, claro.

“Creo que lo mío es explorar los clásicos y reversionar. Al fin y al cabo el jazz es el género por excelencia para eso. Pero encuentro también libertad al incursionar en el folklore o el pop, porque ahí hay canciones que me gusta escuchar. Solamente porque cante jazz no me voy a privar de hacerlas…espero que no suene a falta de respeto, pero una zamba del Cuchi Leguizamón puede sonar jazzeada en mi voz”, explica.

–¿Te parece que eso ayuda a desmitificar eso de que el jazz es un género para entendidos?

–Totalmente. Desacartona y descansa el oído…yo estoy de acuerdo con que la música es para todo el mundo y me enojo con ese concepto elitista. La música clásica en algún momento era popular y con el jazz pasa lo mismo: no será de nuestra zona, pero se trata de un género popular.

–¿Cómo armás tu repertorio?

–La música es para sentarse, escuchar y ver que te pasa…cuando elijo tengo eso bien presente. Las canciones siempre están ahí por una razón: porque son las que escuchaba de los discos que me llevaba a escuchar a mi pieza cuando era chica, o las que me marcaron y cada tanto necesito cantar, como Summertime o Cry me a river

–¿Cómo te llevás con la composición?

–Siempre digo que los compositores son grandes inspirados que nacieron con una estrella aparte…y que yo para componer nací estrellada (risas). La verdad es que yo vine al mundo para otra cosa, para contar lo que alguien quiso escribir… además canto lo que me hubiera gustado decir, y si ya hay otros que lo hacen tan bien me parece que no hace falta que yo lo haga.

–Ricardo Lew, Oscar Giunta, Juan Cruz de Urquiza, Fats Fernández… con vos han tocado excelentes músicos de jazz ¿Con quién te falta darte el gusto?

–Tengo algo pendiente con Luis Salinas. Él es muy versátil en cuanto a estilos, por ahí no es necesariamente un músico de jazz, pero como además canta, conoce bien el arte de acompañar con la música. Siempre que nos vemos queda algo latente…hasta ahora no hemos coincidido por las giras, mi maternidad o lo que sea, pero ya se dará.

Por Pablo Leites.