Clarín - Espectáculos
1 de junio de 2007

UN MUNDO DE SENSACIONES

Ligia Piro habla de su nueva etapa musical después de haber tenido a su primer hijo, hace tres meses.

Ligia Piro está de regreso y volvió renovada. Después de seis meses sin trabajar, se presentará hoy y el viernes próximo en La Trastienda, con un show en el que habrá jazz y algunas sorpresas. Su alejamiento tuvo una razón de peso: la maternidad. Hace tres meses nació Román, su primer hijo, y eso le cambió muchos planes.

"Es la primera vez que salgo sin el bebé a cuestas.Lo llevo conmigo siempre pero hoy lo pude dejar un ratito con mi mamá, que está chocha", dice Ligia. Y cuenta que la abuela, Susana Rinaldi, está disfrutando como nunca a su nieto. "Es el segundo, pero el otro, el hijo de mi hermano Alfredo, ya tiene 13 años. Es como si fuera la primera vez".

Ligia, además de preparar su show, está en medio de una mudanza. Y todos esos cambios están influyendo en la música. Y le están contagiando un gusto por la experimentación. "Vamos a grabar los shows de La Trastienda y de ahí va a salir mi primer disco en vivo. Tenía ganas de probar algo nuevo. Y es una manera de renovarse", asegura ella que está en pleno proceso de transformaciones.

Por empezar, a su tradicional repertorio de standars de jazz, ahora se le animará también a algunas zambas y boleros. "Voy a coquetear un poco con el repertorio latinoamericano. Voy a hacer Noche de ronda, de Agustín Lara, que me la cantaba mi abuela, de chica. Y también Zamba de Juan Panadero de Cuchi Leguizamón y Manuel Castilla, que siempre cantaba mi tía Inés. Me dan ganas de reinventarlas un poco, siempre desde el jazz, que es lo que me identifica y aprovechando que es un género muy libre y puedo jugar a partir de él. Está bueno probar estas cosas, para no aburrirme y no aburrir a los demás".Ligia quiere probar estos experimentos nuevos antes de entrar a un estudio a grabar. "Hay que investigar, dejarse tocar por lo que pasa afuera".

Todo este momento de experimentación sucede antes de que comiencen de nuevo las giras por el país, esta vez, con Román como parte del tour. "Arranco a fines de junio, por Rosario, Salta, Jujuy. Por suerte, soy una mamá que puede manejar sus tiempos. Lo más importante es encontrar a una persona confiable que me acompañe para cuidarlo durante los shows".

Pero a la faceta innovadora, se le sumaron los miedos típicos de toda madre primeriza. "Yo siempre fui muy chiquilina, la mimada de la familia.Y ahora estoy muy atenta a todo lo que pasa. Incluso, antes no le daba bolilla a otros chicos y ahora estoy muy sensible y lloro por todo". El rescate de las canciones que cantaban su abuela y su tía también tiene que ver con esta nueva etapa de regreso a las raíces que surgen cuando aparece un nuevo integrante en la familia. "Lo miro a Román y le busco parecidos.Me gusta encontrar esas mezclas de dónde uno viene".

La banda que la acompañará hoy y el próximo viernes está formada por dos generaciones musicales. "Los de la vieja guardia son Ricardo Lew, en guitarra y arreglos; Hugo Pierre en saxo; Henry Bay en trombón y Junior Césari, en batería. Y después están mis contemporáneos: el trompetista Juan Cruz de Urquiza, el pianista Diego Schissi y el contrabajista Diego Delgado. Creo que es una manera de unir las raíces y el futuro".

Sandra Commisso