Pagina/12 - Cultura y Espectáculos
31 de mayo de 2007

SON CANCIONES QUE AMO DESDE CHICA

Mañana y el viernes 8, la cantante actuará con una selección de músicos argentinos.

"No busco un hilo conductor porque creo que las canciones lo tienen de por sí. En casi todos los casos se trata de canciones de amor, con mucha melancolía. El jazz y la bossa nova, que es lo que canto, es así. Me limito a elegir las canciones que me gusta cantar y con las que siento que puedo decir algo personal”, dice Ligia Piro. La cantante, con un grupo de músicos notables y con arreglos del guitarrista Ricardo Lew, actuará mañana y el próximo viernes 8, a las 21.30, en La Trastienda (Balcarce 460). “Esta es la música que amo desde que era chica”, dice. “Era medio un bicho, a los 9 años andaba cantando ‘The Man I love’. También cantaba las canciones de Los Parchís, pero el jazz me gustaba mucho más.”

Piro cuenta que esas canciones eran las que se escuchaban en su casa. “Mamá escuchaba muchísimo jazz. La fascinan Judy Garland y Edith Piaf. Para ella son dos iconos muy importantes. Y Billie Holiday, por supuesto”, cuenta. La “mamá” del caso es, claro, Susana Rinaldi y el papá es Osvaldo Piro. Un ADN que podría haberla llevado a otro lado. “Es que en la discoteca de casa estaban Sinatra, Jobim, Elis Regina. Sarah Vaughan, Ella Fitzgerald y Billie Holiday eran presencias cotidianas. El tango lo descubrí de grande, a los veinte años. Es decir, lo empecé a entender a esa edad. Pero para escucharlo, no para cantarlo. A esa edad me empecé a emocionar, por ahí con un show de mamá o viendo a algún tipo viejo cantando en un bar. Hay tangos que me pegan en el corazón, pero nunca para interpretarlos. Hoy no cantaría tangos. Tal vez, algún día, algún tango en especial, no sé.”

Además de Lew, el grupo con el que recorrerá esas canciones amadas del jazz –y algunas de otras procedencias, como “Message in a Bottle”, de The Police– estará conformado por Juan Cruz de Urquiza en trompeta, Hugo Pierre en saxo, Junior Césari en batería, Henry Bay en trombón, Diego Schissi en piano y Guillermo Delgado en contrabajo. “Los shows se grabarán y ése será el material del próximo disco”, afirma la cantante. Ligia Piro no recuerda en qué momento empezó a pensar que sería cantante porque, afirma, “por ahí es que siempre canté”. Para ella, que estudiaba teatro, la oportunidad apareció cuando aún no se había planteado nada demasiado serio al respecto. “Fue en comedias musicales, donde además de actuar tenía que cantar. Pero eso no es muy para mí”, aclara. “Siempre quise cantar sola. El primer show que hice fue una gran mezcla. Había una canción folklórica, un tema de jazz, un bolero, un tango... Sabía que quería cantar jazz pero no me animaba. No sabía si me iban a bancar.”

El jazz es, ya, una lengua universal. Pero sus canciones son estadounidenses y siguen estando en inglés. “Me agarro de mi interpretación”, explica Ligia Piro. “Mi sostén, lo que me hace sentir que tiene sentido hacer estas canciones, es la historia que me creo en la cabeza en el momento de encontrarme con ese texto y con esa melodía. La música, de por sí, me apasiona y elijo las canciones por su melodía. Creo que cuando las elijo las hago propias y, al cantarlas, puedo transmitirles algo de eso que la canción me transmitió a mí. En el jazz, si se toca el saxo o la trompeta, o cualquier otro instrumento, lo que importa es la interpretación personal, el sonido propio, un color característico. Cuando se cantan canciones es lo mismo. Si la interpretación es personal, tiene sentido.”

Por Diego Fischerman