Rosario/12 (Rosario, Santa Fe)

10 de agosto de 2006

CON SU SEGUNDO DISCO

Ligia Piro mañana en La Comedia.

Siempre amplia en sus horizontes, en su segundo disco Ligia Piro decidió profundizar su vínculo con el jazz a partir de la selección de un variado listado de obras. Sin embargo, en Baby! la cantante buscó escaparle a las obviedades, y el fruto de esa búsqueda es un repertorio diverso que se ve unificado gracias a la delicada voz de la artista porteña, quien mañana a las 21.30 llegará al teatro municipal La Comedia para recorrer su última incursión discográfica, ésa que le permitió lograr el Premio Konex 2005 como Mejor intérprete solista de jazz.

Hija de Osvaldo Piro y Susana Rinaldi, Ligia Piro evitó crecer únicamente a partir de la herencia artística, y comenzó a forjar su propio camino en el Conservatorio Nacional de Música López Buchardo, en la carrera de canto, y en la escuela de teatro Agustín Alezzo, donde se instruyó como actriz. A partir de esa formación compartida, fue razonable su presencia en musicales como Niní o El romance del Romeo y la Julieta. Mientras tanto, por su trabajo en Gotán (en 1996) recibió una nominación al Premio ACE Revelación, y en el 2003 volvió a ser distinguida por Vino de ciruela, esta vez como Mejor Actriz de Reparto.

Aunque no es la faceta actoral de Piro la más conocida por los rosarinos, quienes ya pudieron acercarse a su virtuosismo vocal durante su anterior visita a la sala de Mitre y Ricardone, allí donde mañana volverá con el repertorio de Baby!, placa que fuera editada por el sello Noborder. Distinguido como un trabajo más personal en comparación con su debut, esta segunda experiencia encuentra a la cantante abordando clásicos como "Around midnight" de Monk o "The man I love" (firmada por los Gershwin), pero también demostrando que la bossa es lo suyo, y allí está "Samba de Orly" para comprobarlo. Entre medio, baladas como "Put your head on my shoulder" conviven con una experiencia interesante: el abordaje que Piro realiza de "About a girl", firmada por quien fuera uno de los últimos revolucionarios del rock mundial: Kurt Cobain.