La Nación - Espectáculos

19 de junio de 2006

UNA ACTUACIÓN CONSAGRATORIA DE LIGIA PIRO

Presentación del disco "Baby"
, de la cantante Ligia Piro, con Manuel Ochoa en piano, Jerónimo Carmona en contrabajo, Oscar Giunta en batería y Pablo Green en guitarra. En bronces: Juan Cruz de Urquiza en trompeta, Juan Canosa en trombón y Víctor Scorupsky en saxo alto. Músicos invitados: Fats Fernández en trompeta, Horacio Burgos en guitarra y Federico Mizrahi en teclados. En La Trastienda.
Nuestra opinión: excelente

Una actuación consagratoria para la cantante Ligia Piro, en la presentación de su segundo disco, "Baby". Una noche en la que la vocalista combinó un espléndido manejo de la voz con una soltura en el escenario hasta anteanoche inusual y un acompañamiento decididamente sobresaliente.

Con una escenografía cuidada y una propuesta que sonó amplia en lo temático, aunque fuertemente centrada en la capacidad vocal de Ligia, el concierto no tuvo altibajos: más bien evidenció una curva ascendente que dejó como saldo una de las actuaciones más destacadas en esta temporada en la escena argentina del jazz.

Desde el comienzo, la presentación mostró una clara diferencia de las actuaciones anteriores. La cantante estuvo respaldada por un grupo potente, con personalidad y que tuvo un efecto motivante sobre la artista, que manejó con soltura su lugar protagónico desde un cálido liderazgo.

Giunta, en los tambores, preparó un clima de efervescencia como forma de recibimiento a una Ligia que no sólo cantó de manera suelta y explotando sus cualidades, sino que también se entregó a cada composición como si fuese una historia en sí misma.

Entre otros cambios positivos, Ligia parece haber cambiado la aproximación a su repertorio.

Mientras que tiempo atrás la cantante parecía dejar venir sobre sí a la música, y así darle una forma algo parecida a todo, a unque dentro de su estilo, ahora, Ligia salió a buscar cada uno de los temas liberada de poses y con un aprovechamiento más integral de su voz, la que acomodó a cada una de las situaciones que plantean las líricas. Por ejemplo, en "You Don t Know What Love Is", la cantante transmitió una combinación de candor y frustración, que el guitarrista Pablo Green enriqueció con un solo de inteligente desarrollo.

Inventiva, swing y vitalidad

A medida que transcurrió la noche, Ligia mostró un claro dominio de su timbre, sea cual fuese el ritmo y el tiempo, en el que conjugó inventiva, swing y vitalidad. Asimismo, dejó en evidencia que puede ser una maestra en la canción expresada a modo de confidencia o cuando su canto adquiere dimensión teatral.

Sin fisuras, la cantante trabajó con una banda de gran nivel, que dio por tierra con la presunción de que le faltaba carácter para estar delante de grandes músicos. Pues bien, aquí dejó en claro que no sólo está a la altura de sus acompañantes, sino que alcanzó un vuelo que terminó en varios cerrados aplausos de parte del público que presenció el concierto en La Trastienda.

Otro de los factores que hicieron de este concierto una gran presentación fue la ubicuidad de los solos a cargo de cada uno de los músicos, quienes no se vieron tentados por la longitud ni el exhibicionismo. La síntesis y el buen gusto fueron clave en esta presentación.

Ahora bien, entre los momentos más emotivos, se destacó el que encarnó el trompetista Fats Fernández en "P. S. I Love You", donde su solo sonó como una prolongación de la voz de Ligia.

También hubo distensión cuando fue el turno del set de música brasileña, con el guitarrista Horacio Burgos y el pianista Federico Mizrahi. Un clima relajado en este medley con piezas como "Corazón vagabundo" y "Eu sei que voce amar", entre otros.

Luego, llegó un "Round Midnight" impecable en el que Ligia mostró una forma única de amplificar las notas sostenidas y una marcada capacidad para jugar de manera sutil con el ritmo.

El bis fue bien elegido, porque esta cantante es de las artistas que cuando canta "The Man I Love" y dice "We ll Build a Little Home" (construiremos un pequeño hogar) provoca una especie de escalofrío en quien la escucha y que no se debe a que la letra y la música son materias primas que pueden mejorarse, sino a la franqueza con la que pronuncia esa frase. En definitiva, una cantante en su gran momento frente a un auditorio que disfrutó de este crecimiento artístico.

Por César Pradines