Ciudad Internet

15 de junio de 2006

CALIDEZ DE JAZZ

En su nuevo disco recorre standards, bossa nova y hasta un tema de Kurt Cobain. Es una de las mejores voces femeninas del jazz argentino y viene de una familia de artistas del tango. Esta noche presenta su segundo trabajo Baby!, en La Trastienda.

Es una de las voces más interesantes e intensas del jazz argentino y el año pasado recibió el Premio Konex a la Mejor Solista de Jazz. En su segundo disco Baby! interpreta versiones de standards y también una canción pop de Kurt Cobain. Hija de Susana Rinaldi y Osvaldo Piro dice que no elegiría el tango para cantar pero que se dedica a un género que su madre escucha desde que ella era chica. Hace poco se casó con el baterista de su banda David Libedinsky quien hoy se alejó de la agrupación para cumplir el rol de productor. Estudió canto y teatro y participó como actriz en obras como Gotán, Nini y El romance del Romeo y La Julieta, entre otras. Todas las crónicas sobre sus shows resaltan su carisma y coinciden en que Ligia Piro deslumbra e impacta cuando canta. Una chica que pisa fuerte en los escenarios del jazz porteño.
¿Qué diferencias hay entre tu primer disco y este?
Hay una diferencia de estilo. Porque el primero está hecho en trío y son baladas. En el segundo por momentos hay una banda de ocho músicos y los temas son un poco más, movidos. También hay formación pequeña, de pronto un instrumento y la voz, pero tiene más que ver con el jazz de los cincuenta.

¿Por qué elegiste un tema de Kurt Cobain?
Quería hacer un tema pop y Nirvana es un grupo que tiene que ver con mi generación y mi época de colegio secundario, también cuando estudiaba teatro y canto. Ese tema específicamente tiene una melodía que a mí me gusta porque es medio beatle. Se me ocurrió hacer una versión, y hacer algo distinto. No suena muy jazzístico pero es un gusto que me di.

En la dedicatoria de tu disco dice “A Luis Salinas por nuestra charla en el café La Opera”, ¿cómo fue esa conversación?
Le pedí un consejo antes de entrar a grabar. Incluso le dije si no quería ir a mis grabaciones y darme su opinión. Él justo se iba de gira, creo que a España y me dio muchos consejos ese día. Me ayudó mucho a ver de antemano la pre producción que yo estaba armando, era mi primera producción y yo me sentía un poco desprotegida, para mí iba a ser todo un desafío y Luis es un tipo que tiene experiencia en grabaciones. Yo lo admiro mucho y me sirvió sobre todo su consejo de amigo y de músico profesional. Cuando empecé a grabar, él casualmente entró a mezclar un disco y coincidimos en el mismo estudio entonces de pronto yo escuchaba cosas de él y le pedía que subiera a escuchar temas que yo acababa de mezclar, fue algo de mucho compañerismo.

¿Ya sabés cómo va a ser tu próximo disco?
Es medio una incertidumbre. Hace mucho que quiero hacer un disco sobre música brasileña que me gusta mucho y dentro de mis discos la pongo de a poquito, pero me gustaría alguna vez tirarme de lleno. Y sino seguramente, investigaré más dentro del jazz.

¿Cantarías tango alguna vez?
Me gusta pero no lo elijo para interpretarlo. Lo hice de manera divertida en los musicales, Gotán y El romance del Romeo y la Julieta que fueron dos musicales de Julio Tahier en los que participé en las dos últimas puestas, con Manuel González Gil como director. Me gustó muchísimo hacerlo porque se trataba de distintos personajes y eran pedazos de tangos que contaban la historia. No se si cantaría tangos en un recital, me parece medio extraño, como otros géneros musicales que tampoco elegiría, pero bueno nunca digas de esa agua nunca he de beber.

¿Qué opinan tu mamá y tu papá de que te dedicaste a cantar?
Mamá va a ir a verme a la Trastienda, ya pidió reservas. Le encanta lo que hago y me felicita. Ella es una gran amante del jazz así que supongo que está contenta porque alguien de su descendencia decidió hacer la música que ella escuchaba y es de su gusto. A mi papá se lo nota muy contento. Siempre hablamos de música y yo noto que hay como una retribución, el padre músico y la hija música.

¿Cómo fue trabajar con Fats Fernández?
Un absoluto placer, porque es un hombre de una gran profesionalidad y tiene un corazón increíble para la música. Fue llegar, tocar el tema y creo que quedó en la primera toma porque ponía tanto de sí mismo... A mí me emocionó mucho lo que hizo. Lo estuve persiguiendo un par de semanas porque él estaba con mucho trabajo pero gracias a Dios pudo hacerlo.

¿Cómo fue trabajar con tu esposo David Libedinsky que es el productor del disco junto con vos?
Fue todo un descubrimiento porque él también tenia dudas. Los dos estábamos como metidos en un proyecto que nos iba a conducir al éxito o al fracaso como productores. Creo que adquirimos la experiencia suficiente como para hacer algún otro, aunque nos quedan muchas cosas por aprender pero fue muy bueno trabajar juntos. Por supuesto que alguna pelea hubo. Él decidió dejar de tocar en la banda para dedicarse a la producción y a la representación entonces es más comunicativa la relación de trabajo y nos llevamos bastante bien.

¿Cómo va a ser el show de esta noche en La Trastienda?
Va a tratar de representar cada tema grabado en vivo. Espero que esté Fats, todavía no lo sé. También que la gente que tiene el disco se vaya contenta.

Susana Rinaldi y Osvaldo Piro van a volver a hacer un show juntos en un espectáculo titulado "Reencuentro", los viernes 23 y 30, el sábado 24 y el 1 de julio en el Centro Cultural Torquato Tasso
Para mí va a ser algo nuevo porque yo nunca los vi. Lo hacían cuando yo estaba todavía en la panza así que no tengo ni idea de qué se trata. Está bueno que vuelvan a juntarse aunque sea como cierre de un ciclo de vida.

A.P.